CUESTIÓN DE ESTILO

En Recarlo, dar vida a una joya única y cuidada en cada una de sus formas constituye un aspecto fundamental de nuestro trabajo. Es por ello que el estilo Recarlo es inimitable, dado que observa una disciplina propia que tiene por objeto crear una joya única. Con el fin de asegurar que cada joya respeta las características de calidad que determinan el estilo Recarlo, la producción se ha impuesto una regla interna, la LEXLUX, según la cual el brillo de la superficie de las joyas debe ser el máximo. Así pues, en Recarlo solo se utilizan cortes de diamantes capaces de garantizar una refractividad extremadamente alta y se somete el oro blanco a un baño de rodio especial que maximiza su blancura.

El corte elegido por Recarlo es el Ideal, que además de conferir a los diamantes un brillo excepcional, gracias a proporciones óptimas que permiten una mayor reflexión y refracción de la luz, hace que uno perciba esa armonía y ese equilibrio característicos del estilo Recarlo. Los diamantes se engastan en joyas de oro blanco, que se tratan con una mezcla especial de rodio para garantizar su máximo esplendor, combinando antiguos conocimientos artesanales con tecnologías modernas.

El estilo Recarlo es el producto de conocimientos y compromiso, de pasión y creatividad, que juntas conducen a un resultado único e inimitable. Un estilo armonioso, refinado y elegante que se declina de manera diferente y al mismo tiempo idéntica en cada colección Recarlo. Las colecciones han sido creadas para satisfacer los gustos más diversos, desde lo romántico a lo moderno, desde lo clásico a lo contemporáneo, y varían tanto en diseño como en forma. Sin embargo, en todas ellas pervive el estilo Recarlo: una sugerente combinación de calidad y originalidad.